La evolución del Marketing olfativo

El Marketing olfativo constituye una inagotable fuente de ideas y se utiliza frecuentemente para atraer y retener a los visitantes. ¡Y con la era Digital surgen nuevas combinaciones!

Marketing olfativo

El Marketing olfativo utiliza los olores (fragancias) para desarrollar la comunicación relativa a un producto o a un punto de venta. Como confirman numerosas experiencias, permite incrementar en hasta más del 30 % las compras compulsivas. Un ambiente olfativo seductor y bien pensado puede despertar en los visitantes de un espacio de venta o de recepción una irresistible sensación de confort y bienestar.

Estos son algunos ejemplos de aplicaciones concretas del Marketing olfativo

> El chocolatero que difunde una fragancia achocolatada, despierta el deseo de algo dulce y de probarlo.

> Un gran número de hoteles perfuman discretamente sus espacios en función de las temporadas o de las regiones del mundo en las que se encuentran.

Las grandes marcas también recurren a la firma olfativa, un perfume ambiental especialmente creado para éstas. Por lo general, este perfume discreto y elegante se difunde por todas las tiendas de la marca para crear un hábito y fidelizar a los clientes.

¿Y qué pasa con el sector digital? Como es habitual hacer las compras desde un PC, una tableta o un smartphone, ¡ya se han ideado y llevado a cabo soluciones para brindarle al cliente una experiencia olfativa! La experiencia del usuario resulta ser aún más fascinante y satisfactoria. Cabe citar, por ejemplo, el invento de un difusor conectado a aplicaciones, para enviar y recibir mensajes perfumados…

A la espera de saber algo más sobre la pareja formada por el sector digital y el marketing olfativo, los expertos de Natarom están a disposición de los profesionales para brindarles unas soluciones olfativas originales para todos los espacios.

No hay comentarios

Agregar comentario