Las marcas y el marketing sensorial

El marketing sensorial utiliza nuestros sentidos para favorecer el acto de compra en una tienda. Las grandes marcas que recurren a él, asocian a veces su nombre a una fragancia muy específica para atraer y conservar a sus clientes.

marketing sensorial

Los olores ejercen un enorme poder en nuestras emociones estimulando recuerdos que a veces se remontan a la infancia. Si se escogen bien, crean un entorno agradable que favorece nuestro bienestar y nos insufla una actitud más positiva, que puede desencadenar el acto de compra.

Las aplicaciones del marketing sensorial y más concretamente olfativo son ilimitadas en un centro comercial... Además de aportarles a los visitantes confort y bienestar, la dimensión olfativa les permite a las marcas diferenciarse.

Mellow Yellow (calzado y bolsos) Desde 2015, todas sus tiendas poseen la misma firma olfativa, un perfume atípico que se reconoce nada más entrar en la tienda.

Imaginar y hacer fabricar su logo olfativo está de moda y, ahora, los museos, los bancos o la hostelería se han sumado a la tendencia. Estos son algunos ejemplos:

La entidad bancaria Crédit Agricole: 300 agencias en Francia están perfumadas con una fragancia personalizada a base de ruibarbo y de cítricos para brindarles a los clientes una acogida agradable y lograr que acepten mejor los tiempos de espera.

Hotel Nelligan, Montreal: En un hotel de lujo, los aromas del vestíbulo determinan a menudo su decisión de alojarse en él o no. La nueva fragancia difundida en el hall del hotel tuvo un impacto muy positivo en la clientela. Si el ambiente olfativo de un lugar es agradable, resulta natural imaginar que el servicio también lo será.

El confort y el bienestar que genera el marketing sensorial ofrecen la garantía de atraer y fidelizar a los clientes.

Natarom, especialista del marketing olfativo, le asesora sobre sus aplicaciones sea cual sea el lugar de acogida o el comercio en cuestión.

No hay comentarios

Agregar comentario